Historia

puerta

Oeste nació el 8 de marzo de 2008, en el barrio de Caballito, arriba del histórico Mercado del Progreso.

Al buscar el espacio donde dar origen a nuestro teatro fuimos muy cuidadosas. Buscábamos algo especial.

Amigos y colegas nos fueron llevando, hasta que llegamos a conocer a Alfredo Andrada, carnicero y vicepresidente por ese entonces de la comisión directiva del mercado. Él era el principal promotor de la recuperación del primer piso, que hasta entonces estaba abandonado y en ruinas tras el embate que sufrió el mercado en los ’90; recuperación que Alfredo deseaba que fuera a través de actividades culturales. Así nos encontramos con nuestra primera tarea: levantar de la nada, de ruinas, el lugar que ocuparía Oeste de ahí en más. Pero no había dudas, simbólicamente era el lugar para poner nuestra sala.

Tomamos un préstamo que nos permitió realizar las reparaciones e instalaciones básicas para poder dar comienzo a nuestra actividad con nuestros talleres y producciones. Todo ese esfuerzo marcó una impronta muy fuerte a Oeste: construimos un lugar físico y simbólico en el cual buscamos instrumentar la certeza de que las cosas pueden hacerse igual, incluso ante las ruinas. A su vez el marco del Mercado de Progreso nos permite mezclarnos y pensarnos entre los puestos, el trabajo artesanal y el traspaso generacional, que cuenta con la firme determinación de seguir existiendo a pesar de todo. Algo así como lo que sucede con en el teatro independiente.

Los años transcurridos nos dieron muchas experiencias. De todo tipo: las del hacer, las del pensar y las de compartir. Por un lado la convivencia en el mercado, con los vecinos del primer piso, con los ruidos, los aromas. Y por otro el dialogo que generamos con el cine, la música, la danza y otras expresiones que fueron haciendo de Oeste un espacio teatral y de cruces de lenguajes. Una usina cultural en la que se gestan obras de teatro como “Lesa. Cartografías privadas”; “Borzoi”; “Interiores Rego”; “Un jardín en el desierto”; “El nombre de María Sol”; “Curacó, agua de piedra”; además de eventos musicales como “Encuentros en el mercado”, con la presencia de Liliana Herrero y Pedro Rossi en el primero; o la presentación del disco de Pablo Dacal donde además estuvieron Fito Páez y Palo Pandolfo.

Oeste se siente como una posibilidad día a día y eso hace que todos los que formamos parte de él lo vivamos con mucha alegría y compromiso, renovándonos constantemente, apostando a más y mejor teatro a través de encuentros con nuevos elencos de todo el país y de la región. Y así también lo hacemos con otras disciplinas, que permitan sumar experiencias y propongan cruces, en esta construcción que creemos y sostenemos deber ser colectiva.